Dicen que cerrar un negocio o emprendimiento es como perder a un hijo. Esto puede sonar gracioss o incluso un poco exagerado, pero solo los emprendedores entenderán lo que es ponerle cerrojo a algo que has soñado sin descanso y por lo que has luchado, incluso contra de toda predicción.

Sin duda, los tiempos de crisis económica ponen a prueba el temple de muchas personas, pero más aún de los emprendedores y propietarios de negocios que aún sin crisis deben lidiar con muchos obstáculos como el pago de impuestos, multas injustificadas, mala suerte con empleados nuevos y alguna que otra envidia en la calle.

Existen muchas fórmulas que los economistas dictan para salvar negocios en tiempos difíciles, pero muy pocas funcionan en la práctica, debido a que la normativa varía en distintas naciones y que, por supuesto, el clima laboral y tendencias de los clientes también.

Según el economista español Antonio Decker, una de las estrategias más útiles para la supervivencia de pequeños y medianos negocios en este siglo es la fusión de los mismos. A continuación te explicamos cómo podría funcionar en tu caso.

Fusión de negocios

La fusión de negocios consiste simplemente en juntar dos o tres negocios medianos o pequeños, innovando en el tipo de servicios que ofrecen. Las grandes compañías suelen juntarse entre sí, pero a través de la creación de nuevos productos que solo comprometen una parte de su capital invertido. Lo hacen de esa forma para minizar el riesgo de pérdidas ya que, generalmente, suelen ser muchos socios implicados.

Es mucho más fácil realizar este tipo de aperaciones entre pequeños emprendimientos, ya que los socios son más accesibles y hay mayor apertura hacia las nuevas ideas.

La idea de fusionar negocios surgió precisamente por una iniciativa experimental del economista Antonio Decker, en España, no precisamente por necesidad sino más bien por experimentar con estudiantes de la Universidad de Cataluña en 1990.

Casino y museo

A principios de los 90’ los museos de España y casas catalogadas como coloniales, celosamente preservadas hasta entonces, se encontraban en un serio riesgo, por algunas inmobiliarias y empresas de bienes raíces que, a toda costa, presionaban a los gobiernos municipales por apoderarse de estos espacios y, así, sacar provecho económico.

Sin duda, fue un golpe para el movimiento arqueológico urbano que, a duras penas, conseguía fondos gubernamentales cada año para logar las reatauraciones de estas propiedades.

Fue entonces cuando un grupo de estudiantes de economía propuso la fusión de negocios como una forma de preservar estos espacios.

¿Cómo?

El punto de partida del proyecto fue el antiguo Casino de Murcia, cuyos cimientos originales datan aproximadamente de 1812.

Al lado, en la misma calle y aprovechándo el nombre y prestigio de este antiguo edificio había una pequeña casa de apuestas que, con un poco de suerte, tenía varios clientes los fines de semana. El ambiente no era muy acogedor y gran parte de los clientes de Sr. Casino, no pasaban allí más de una hora o una cerveza mientras esperaban a alguien para irse a otro sitio.

Entonces, en busca de un proyecto académico para titularse, los estudiantes formularon la fusión entre el viejo Casino de Murcia y el pequeño casino de al lado, a través de la unión de ambas infraestructuras, es decir, una especie de casino dentro de una infraestructura colonial y antigua, la primera en España.

El proyecto impresionó de sobremanera al docente, el economista Decker, quien muy animado los guió en el formulado final del mismo para su presentación a las autoridades municipales.

Juntos elaboraron el proyecto con objetivos claros, alcance, costos económicos y, lo más importante, proyecciones de ingresos económicos que, además de dar las ganancias habituales al propietario del pequeño casino, brindaría un excedente económico para las refacciones anuales y otro tipo de mantenimiento a los ambientes del viajo Casino de Murcia.

Asimismo, el proyecto incluyó el plan de instauración de un museo en los ambientes del viejo edificio.

Al cabo de tres meses de haber presentado el documento propositivo, los estudiantes recibieron el visto bueno para proceder con las refacciones y fusión de ambos ambientes. En tres meses más la infraestructura ya estaba completamente adaptada y, despues de dos semanas de trámites para ontener licencias de funcionamiento, formular un pequeño plan de negocios y conseguir personal, Sr. Casino ya estaba de vuelta con un ambiente totalmente renovado y con lleno total. El Casino de Murcia empezó a recibir visitantes durante el día y, con el apoyo de varias escuelas de la zona, las visitas escolares se hicieron más recurrentes para enseñar un poco más de historia a los niños y adolescentes.

El pequeño negocio ocupó solo la cuarta parte de la superficie total del edificio.

Así se logró formular la primera fusión de negocios, además de contar con un plan de preservación de ambientes históricos para esta regicón española.

Otros ejemplos

Actualmente, los ejemplos más comunes en fusión de negocios son los de los restaurantes con empresas de servicio delivery. Este es uno de los ejemplos más exitosos de hoy en día.

También hay consultorios médicos de distintas especialidades que establecen alianzas estratégicas con farmacias y algunas marcas específicas de medicamentos. Entonces, cuando le recetan algún tratamiento a sus pacientes los envían a algún negocio farmacéutico en específico, o bien, a comprar una marca de medicamento en especial.

El intercambio publicitario también suele ser una especie de fusión utilizado por los medios de comunicación hoy en día, para visibilizar sus nombres y marcas.

Deja una respuesta